El cuidado de los sartenes antiadherentes

Los sartenes antiadherentes revestidos, son utensilios de cocina, usados para saltear, freír, usando muy poca o ningún tipo de grasa. Son recipientes de bordes bajos y abiertos con una manija que puede ser plástica del mismo metal o de madera para sujetarlo y tener mas facilidad en su uso. Los sartenes con revestimientos, son una de las mejores opciones para cocinar, ya que son muy resistentes, mantienen el calor, lo que los hace mas eficientes y consuman menos energía, y resultan muy saludables ya que permiten cocinar con muy poca grasa.

Hoy día existen cualquier cantidad y variedad de sartenes, elegir un utensilio duradero que no desprenda sustancias toxicas, puede llegar a ser complicado si no se conocen los materiales que se utilizan para su fabricación.

Cuando toque elegir sartenes, tenga en cuenta los siguientes criterios o elementos:

  • Comodidad de uso
  • Adherencia
  • Material de revestimiento
  • Material que se encuentra debajo del revestimiento que pueda estar en contacto con los alimentos
  • Presupuesto
  • Calidad
  • Principio de prudencia

Dentro de los principios básicos para cuidar los sartenes antiadherentes revestidos están los siguientes:

  • Cocinar con fuego suave
  • Remover con utensilios de madera o de silicona para no dañarlos
  • Limpiar con suavidad y con jabones neutros
  • Usar un protector de sartenes si colocamos uno encima del otro
  • Siempre, siempre al comprar una sartén, leer las recomendaciones del fabricante
  • Evite cambios bruscos de temperatura

Cocinar con fuego suave: se debe evitar cocinar a temperaturas muy altas de manera habitual, ya que esto daña el recubrimiento antiadherente, para ello se debe tener sartenes de acero inoxidable, que aguantan altas temperaturas.

Remover con utensilios de madera o de silicona para no dañarlos: lo mas recomendable para no dañar los sartenes, es utilizar utensilios que no sean metálicos, ya que estos pueden dañar la capa antiadherente, lo que es dañino para la salud, al desconcharse los sartenes, es decir cuando se les ve el material metálico con la cual fueron fabricados, estos deben desecharse, ya que desprenden sustancias que son dañinas para la salud.

Limpiar con suavidad y con jabones neutros: nunca utilice el lava vajillas, ya que los detergentes que se usan son tan abrasivos que destrozan la capa antiadherente, lávalas siempre cuando se hayan enfriado, con un paño o esponja, agua tibia y un detergente suave. Seca la sartén a mano inmediatamente. No la guardes mientras está mojada. Asegúrate de que esté completamente seca antes de guardarla para evitar que se oxide. Puedes usar un pedazo de papel absorbente o un paño suave

Usar un protector de sartenes si colocamos uno encima del otro: al igual que no almacenes alimentos en una sartén, sobre todo si tienen elementos ácidos. A la larga se puede dañar la capa antiadherente y liberar compuestos metálicos a los alimentos. Si las guardas una encima de otro pon un trozo de papel de cocina entre cada una de ellas para que no se dañen.

Siempre, siempre al comprar una sartén, leer las recomendaciones del fabricante: en las indicaciones esta el cuidado de los mismos, siga las instrucciones que les indica el fabricante y tendrá sartenes antiadherentes por mucho tiempo.

Evite cambios bruscos de temperatura: cuando hayas terminado de cocinar, espera a que la sartén se enfríe antes de lavarla o ponerla en remojo. Los cambios bruscos de temperatura pueden deformar las capas internas de la sartén y hacer que el calor no se reparta uniformemente.

Cuando se habla de sartenes antiadherentes revestidos saludables, hay que tener en cuenta, que este utensilio de cocina, es uno de los que más atención se debe prestar, los sartenes de por sí, centran su atención en la toxicidad en la cocina ya que, debido a sus características, se convierte en el más susceptible de liberar tóxicos, debido a:

La liberación de moléculas de los materiales, pues se hacen inestables al cocinarse a altas temperaturas, esto debido a que el aceite alcanza altas temperaturas.

Cuando se utilizan grasas, ya que gran parte de estas son el vehículo de tóxicos. Gran parte de los tóxicos son liposolubles, es decir se disuelven en grasas y estas se transportan fácilmente al interior de nuestro cuerpo. Las sustancias tóxicas lipofílicas (afines a las grasas, como los organoclorados, PCB, insecticidas, pesticidas, hidrocarburos, ftalatos, bisfenoles, etc.) difícilmente se eliminan por la orina, por lo que se acumulan en los tejidos grasos de nuestro cuerpo. Y también, claro está, en el cuerpo de los animales, por lo que se va produciendo una acumulación a lo largo de la cadena trófica, de la que el ser humano está en el punto más alto. Esta es la razón de que cuando se hacen dietas en las que se pierde peso muy rápidamente (si hablamos de pérdida de tejido graso, no de líquidos retenidos) se puede producir una crisis de desintoxicación, al movilizarse de su almacenamiento muchos tóxicos que estaban acumulados en los tejidos grasos.

Falta de conocimiento del tema en cuestión: teniendo conocimiento sobre algunos detalles sobre el uso y cuidado adecuados de las sartenes, podremos evitar o minimizar parte la toxicidad que algunos materiales puedan suponer.

Algunos cuidados especiales que debes tener con tus sartenes antiadherentes:

Para evitar que los residuos se adhieran a la superficie de los sartenes, llénalos con agua jabonosa hasta que puedas limpiarlos, esto es cuando no logres lavarlos justo después de usarlos.

No cocines ácidos en los sartenes, ya que el limón, por ejemplo, pueden deteriorar el material antiadherente.

Si en algún momento te percatas que la superficie se empieza a pelar o se le hacen huecos, cámbialo de inmediato.

No uses vinagre o ketchup para limpiar los sartenes, ambos productos tienen acidez y pueden dañar el material antiadherente.

Las sartenes antiadherentes de aluminio forjado presentan un acabado excepcional. Su revestimiento interior y exterior es extremadamente duro y resistente lo que hace que los alimentos se deslicen por su superficie incluso sin utilizar aceite. Es una sartén versátil, de poco peso lo que la hace ideal para saltear vegetales, cocinar pasta, dorar carnes y todo lo que necesites para tus platos.