Bicicletas eléctricas de montaña

¿Una bici con motor para la montaña? No suena nada mal ¿verdad? Las bicicletas eléctricas de montaña ofrecen una gran variedad de sensaciones y excelentes prestaciones para disfrutar al aire libre, recorrer senderos y ejercitarte tanto, como si de una bicicleta de montaña tradicional se tratara.

Estas bicicletas están equipadas con componentes especiales para atravesar los terrenos más hostiles. Además, cuentan con suficiente potencia para que puedas subir las cuestas más empinadas con menos esfuerzo (esas en las que normalmente preferirías bajarte de la bici y caminar). Por lo tanto, las pendientes dejan de ser un dolor de cabeza, y pasan a convertirse en un reto divertido y emocionante.

Muchos usuarios resaltan que es una excelente opción para enfrentar el confinamiento por el covid-19, pasear por los alrededores de la ciudad, alejarse de las multitudes, respirar aire fresco, estar en contacto con la naturaleza y hacer ejercicio.

De hecho, no que ser un ciclista veterano para usar estas bicicletas. Si no tienes mucha experiencia pero quieres divertirte rodando por rutas montañosas, simplemente te tienes que conectar a internet e informarte en un portal especializado en movilidad como este sitio web, en el que encontrarás una guía muy completa sobre las mejores bicicletas eléctricas de montaña, comprarte la que mejor se adapte a tus necesidades ¡y ya estarás listo para pedalear!

El motor eléctrico de estas bicicletas ayuda a que las personas con una condición física menos entrenada puedan recorrer sin muchas complicaciones rutas largas, complejas y con obstáculos difíciles. Si este es tu caso, puedo anticiparte con base a la experiencia de varios usuarios, que una bicicleta eléctrica de montaña podría cambiar tu vida: te mantienes saludable y en forma, adquieres mayor resistencia y te ejercitas de forma divertida y sana.

Por otra parte, si eres un ciclista experimentado y estás acostumbrado a recorrer varios kilómetros en un día, no pienses que una bici eléctrica te facilitará el trabajo. Con ella, al final acabarás igual de cansado y habrás entrenado con la misma eficiencia que con una bici normal. Sin embargo, podrás afrontar rutas mucho más largas y plantearte nuevos retos para mejorar tu rendimiento.

Otra de las ventajas de las e-MTB, es que son perfectas para una aventura en familia. Con ellas, la diferencia entre un corredor bueno y uno no tan bueno es muy pequeña, así que, si quieres que tus hijos o tu pareja te acompañe en tus próximas salidas, probablemente una bici de montaña eléctrica sea el regalo perfecto para ese ser especial.

Como sabrás, con los años perdemos masa muscular, el rendimiento no el mismo que hace veinte años y todas esas lesiones y operaciones que hemos tenido comienzan a pasar factura. Pues, con una eléctrica puedes revivir esos momentos cuando pedaleabas como una máquina y tus piernas estaban frescas como lechuga.

Así que ya sabes, si te gusta estar en contacto con la naturaleza, andar en bici y mantenerte saludable, una bicicleta eléctrica de montaña puede ser lo que necesitas.

 

¿Por qué hay tantas personas que montan en bicicleta?

¿Por qué tantas personas montan en bicicleta? Esa es una pregunta respondida fácilmente por aquellos que montan en bicicleta, pero difícil de comprender para aquellos que no lo hacen. Al igual que cualquier forma de ejercicio, debes participar activamente en el deporte para sentir los beneficios. Ven a dar un paseo mientras te llevo a través de lo que es montar en bicicleta de principio a fin.

Te pones el casco y haces clic en el cierre de la correa. El cielo afuera está soleado y ya está a mitad de camino en una cálida mañana de verano. Agarras el manillar de tu bicicleta y la serpenteas desde la sala de tu fresco apartamento con aire acondicionado hasta la puerta. Te palmeas los bolsillos para asegurarte de tener las llaves y el teléfono, apagas las luces, te despides de tus gatos, abres y cierras la puerta detrás de ti.

Mientras cargas tu bicicleta por las escaleras del pasillo, piensas en la dirección en la que deseas montar cuando abras la puerta de la calle. El calor, el sol radiante, la brisa cálida y los rostros amigables que caminan te saludan con un cálido abrazo. La bicicleta que estás montando es una bicicleta de engranaje fija, por lo que levantas la rueda trasera para colocar los pedales correctamente. Después de inclinar la bicicleta hacia ti y balancear las piernas, montas y comienzas a pedalear.

La acera tiene bultos dispersos y, a medida que avanzas entre las personas que caminan, escuchas a los pájaros trinando. El viento sopla a través de tu cabello e instintivamente respiras profundamente. Eres del tipo que le gusta ir rápido, así que, naturalmente, te esfuerzas más. Al doblar una esquina y evitar el tráfico, el camino se abre hacia ti. Empiezas a sentir que estás volando. Solo un simple esfuerzo de tus piernas te empuja rápido a través del cálido aire de verano. “Hoy”, piensas, “quiero hacer una etapa de 50 km.”. Has hecho esto antes, y te sentiste increíble cuando terminaste. Hoy te sientes bien y estás listo para asumir el desafío una vez más.

Giras rápidamente a la derecha en el carril bici y comienzas a empujar con fuerza. La brisa se hace más fuerte a medida que conduces más rápido. Todo lo que puedes escuchar ahora es el aire zumbando por tus oídos, y algún coche ocasionalmente mientras pasa. Piensas para ti mismo, “qué hermoso día hoy”. Empiezas a respirar más cuanto más pedaleas. Recuerdas este sentimiento de la última vez que hiciste el viaje. Tu espíritu competitivo te hace sentir que quieres esforzarte aún más para superar tu anterior vez.

A medida que pedaleas más fuerte, tus pedales giran más rápido. Llegas a un punto en el que comienzas a descender por un tiempo, levantas los pies y los apoyas en el tubo de tu cuadro para tomar un descanso. Tu bicicleta va rápido y tus pedales siguen girando mientras descansas y disfrutas de la escena. Una vez que el camino se equilibra, y disminuye la velocidad un poco, colocas cuidadosamente los pies en los pedales y sigues presionando. Pasas a una familia montando sus bicicletas y sonríes cuando ves a sus hijos en un remolque trasero. “Qué gran actividad para hacer con los niños” reflexionas. Has decidido oficialmente que este es el mejor día de tu vida, y estás exactamente dónde quieres estar. Es un domingo, hay gente guapa y estás en medio de todo eso disfrutando del regalo que es el ciclismo.

Al rodear la cafetería, haces una parada rápida. Cada viaje divertido debe terminar con una taza fría de café helado. Coges tu taza y te sientas afuera debajo de la sombrilla. Mientras lees un libro desde tu teléfono, te sientes aún más emocionado y con ganas de hacer más con tu vida y le envías un mensaje de texto a tu madre para decirle que la quieres.

El viaje de regreso a casa es fácil. Incluso es un poco cuesta abajo. Este tipo de viaje te deja sudoroso, lleno de profundas respiraciones, y tus piernas se sienten bombeadas. Ahora es el momento de una ducha tibia y un almuerzo. El día acaba de comenzar.

Y tu día acaba de comenzar también. Súbete a tu bicicleta antes de perder la sensación de esta historia. Aprovecha el momento y disfruta el presente mientras lo tienes. Sonríe, ríe, di por lo que estás agradecido y siéntete bien. Este es solo el comienzo.

Golf in Marbella – Buenos campos para practicar

golf in marbella

golf in marbella

Piensa en las condiciones perfectas que anhelas para practicar, luego compáralas con el golf en Marbella (golf in Marbella). Clima cálido, seco y soleado; paisajes con áreas abiertas al mar y montañas. Una amplia gama de campos totalmente equipados. Si este es tu deporte, ¿puedes pensar en un mejor lugar en donde jugar?

En esta provincia, encontrarás más de una docena de campos de primera clase con programas que se adaptan a todos los niveles de juego. Si agregas a esto una excelente variedad de hoteles, numerosas atracciones de entretenimiento, deportes acuáticos, buena gastronomía y el encanto típico de las ciudades y pueblos andaluces, no tendrás problemas en decidir tu destino de golf: Marbella.

Prestigio internacional que atrae

Calidad es la palabra que mejor define los campos de la zona. Un ejemplo de esto es el Marbella Club Hotel, Golf Resort & Spa, que fue premiado como el superior en su categoría. Otro a destacar es Las Brisas Royal, cuyo campo es especialmente atractivo para jugadores expertos, que requieren los golpes más precisos.

El prestigio internacional de Marbella en la comunidad del deporte en cuestión, es tan grande, que hay clubes que cuentan con miembros de hasta 20 países diferentes. Cada uno se esmera en mantener sus campos, estos son excepcionales por la diversidad de sus hoyos, lo que hace que cada ronda sea completamente diferente de la anterior. Algunos están cerca del famoso Puerto Banús, un destino habitual del jet set.

También cuenta con el Club La Dama de Noche, como su nombre lo indica, es el único que ofrece la oportunidad de jugar en horas que no son diurnas. Hay muchas facilidades para los interesados. En efecto, la gran variedad de campos de golf lleva a muchos a pensar que Marbella es la capital del deporte.

Principiante o experto, en Marbella lo pasarás genial jugando este deporte. Hay todo tipo de campos de 9 y 18 hoyos. Hay otra posibilidad que te gustará: jugar con vistas al mar Mediterráneo. Una opción perfecta que es imperdonable no aprovecharla. Si te llama la atención, planifica conocer esta provincia que está abierta a complacer a sus turistas, especialmente a los golfistas.