Limpieza del aire acondicionado

La gran mayoría disfruta del aire acondicionado (A/C) sin detenerse a pensar en darle una lavada, a pesar de que dicho descuido puede ser muy perjudicial para el sistema y para uno mismo. El aire que succiona este componente proviene del exterior, por lo que en el circuito del refrigerante tienden a formarse sustancias sólidas y dañinas que afectan el funcionamiento de otras piezas.

En función de lo anterior es importante y necesario lavarlo, sobre todo, si sustituye el compresor (acción que es preferible que la haga un técnico especializado). Hay diferentes métodos para el lavado del aire acondicionado y evitar futuras reparaciones que pueden resultar muy caras, recuerde que los filtros deshidratantes no pueden lavarse, al igual que las válvulas de mariposa o expansión. Es mejor puntearlas con un adaptador y al finalizar sustituir filtros y válvulas.

Tipos de lavado

Con refrigerante: se necesita de un juego de adaptadores y un instrumento externo de lavado. Cuando la máquina comienza su funcionamiento, el A/C se llena de líquido refrigerante y es succionado de nuevo. Este proceso precisa realizarse tres veces para obtener un mejor resultado.

Es muy ventajoso puesto que elimina aceites y partículas de sucio sueltas, además de que está homologado por muchos fabricantes de automóviles. El único inconveniente es que si la suciedad está muy adherida no se elimina del todo.

Con líquido limpiador: es un fluido especial para el lavado (combinado con aire comprimido). Al finalizar el proceso se debe secar todo el sistema con nitrógeno. De igual forma se purgan todas las mangueras y demás componentes del sistema. Así se elimina hasta las partículas de suciedad adherida, sueltas e inclusive aceites, pero debe deshacerse por completo del agente de lavado al finalizar.

Si no lava el aire acondicionado cada cierto tiempo o como es debido se obturan las válvulas de mariposa, las de expansión, el condensador y el evaporador. Debe tener cuidado de los líquidos que usa para la limpieza del A/C, la mezcla de diferentes refrigerantes o uno sucio forman ácidos que vuelven porosos las mangueras y anillos dañándose por la corrosión.

Muchos de los daños de este tipo se van acumulando hasta que el coche se convierte en un pesar. Por muy pequeña que sea una avería es preferible solucionarla de manera oportuna, para evitar  males mayores. De lo contrario, se agravan las cosas sin darse cuenta hasta que es muy tarde, perdiéndose en ocasiones hasta el vehículo.

De ser el caso entre en http://www.cochesparadesguace.com y encontrará la mejor solución. Le realizan una tasación para que obtenga lo justo por su vehículo.