La Rioja, el mejor turismo vitivinícola

No hay duda, el enoturismo está de moda. Y en España, una región domina este panorama relacionado con el vino. Se trata de La Rioja turismo, una auténtica maravilla para los sentido. Un ejemplo de dinamización a nivel de turismo que triunfa en todo el mundo. Esta unión entre vino (producción y deleite) y la provincia de La Rioja, viene de tiempos antiguos, y ha fraguado su relevancia internacional gracias a un trabajo de empresas privadas, empresas públicas, una tierra maravillosa y, sobre todo, de la capacidad de los productores de la tierra, de llevar sus conocimientos centenarios a buen puerto.

Hablar de una propuesta sobre el mundo del vino en La Rioja, implica, por definición, hablar de sus bodegas más destacadas. Es la zona de este país que alberga más bodegas, lo que implica qué en cada una de ellas, hay un pedazo del éxito de este turismo etnológico. Pero, como en todo tipo de industria, siempre hay empresas (en este caso bodegas), que son la punta de lanza por calidad, prestigio, historia y propuesta. Algunas podrían ser:

Marqués de Riscal: una bodega histórica, creadora de caldos muy apreciado como acompañamiento en alta gastronomía. Cerca de Elciego, un precioso pueblo para descansar después de una visita completa a sus bodegas.

Franco Españolas: Las bodegas con solera por excelncia, vino reconocidos, de alta calidad a unos precios magníficos. Historia vida de una bodega que ha sabido adaptarse a los mercados más actuales. Destaca el Rioja Bordón, un vino crianza de altísima calidad, probablemente el vino emblemático de la bodega.

Haro: Haro es mucho más que una bodega. Es la zona más especial, en ella encontrarás muchos lugares de obligada visita. Reconocidas bodegas y alta gastronomía en el epicentro del vino en La Rioja.

Laguardia: La otra zona emblemática que hay que visitar. Muchas bodegas y lugares relacionados con el vino, su degustación y su historia.