Extensiones de pestañas precio: la oportunidad de presumir

extensiones de pestañas precio

Uno de los tratamientos de estética más solicitados en la actualidad son las extensiones de pestañas precio. Y no solo es común entre las celebridades, sino que las personas de a pie ya lo han probado o se lo están pensando. El cambio es drástico: una mirada mucho más profunda y radiante, que penetra y se recuerda siempre.

Selfies

Cada vez es más común el uso de las redes sociales para promocionarse, y uno de los recursos más utilizados son las autofotos. Esos retratos esconden grandes secretos de maquillaje, y uno de ellos es el retoque de las pestañas. Ya no hace falta tener que usar grandes cantidades de rimmel, si no que con solo un tratamiento podemos contar con unas extensiones geniales.

Tipos de tratamientos

El número de sistemas de implantación es variado. Se pueden elegir el número que se va a colocar, el grosor e incluso el grado de curvatura. Es factible conseguir efectos muy distintos, como algo natural o totalmente sofisticado. Es importante, primero realizarse una prueba de alergias para comprobar que no somos sensibles a los materiales empleados.

Es vital contactar con profesionales cualificados que nos den confianza, ya que podrían dañar nuestras pestañas naturales. Siempre que se cuente con buenos esteticistas el resultado será el adecuado. Desafortunadamente, no todos obtendremos el mismo resultado, por lo que debemos estudiar bien el diseño que vamos a escoger y probarlo.

Las extensiones más empleadas suelen ser de seda, polyester o de pelo de visón. La técnica es totalmente indolora para el cliente. El tiempo que se requiere para su colocación oscila entre 40 minutos y hora y media, ya que para poder ponerlas de forma perfecta se necesita una gran precisión.

Este tipo de tratamiento no lo pueden contratar los usuarios que tengan problemas infecciosos en los ojos o alergias agresivas. Sin embargo, no hay ningún problema en ponerlas en ojos que tienen lentes de contacto, eso sí, se deben retirarlos antes de comenzar para que sea más fácil su implantación. Es oportuno decir si uno lleva gafas, ya que hay que controlar un poco más la curvatura final para que no topen contra los cristales.